Morena cede liderazgo al PAN, pero rechaza a Laura Rojas

Tras dos intentos fallidos, la panista no alcanzó la mayoría calificada para ser elegida como presidenta cameral, por lo que se convocó para hoy a sesión con la expectativa de lograr un acuerdo.

La Cámara de Diputados rechazó por tercera vez la elección de un legislador del PAN como presidente de la Mesa Directiva en el Palacio de San Lázaro, no obstante que la mayoría de Morena desistió del intento de mantener seis meses más la presidencia del órgano legislativo y aceptó la rotación anual del cargo con panistas y priistas.

Con los votos de Morena, PT y PES, el pleno cameral frenó ayer en dos ocasiones la planilla encabezada por Laura Rojas, del PAN, después de que el jueves de la semana pasada desechó la propuesta para integrar la Mesa Directiva con el también panista Xavier Azuara al frente.

El coordinador de la bancada morenista, Mario Delgado, negó, sin embargo, algún veto contra algún legislador del PAN en lo personal.

“No voy a calificar a las personas, simplemente voy a decir que vamos a actuar de manera institucional y necesitamos un perfil que nos dé garantías de una actuación institucional y que no que sea una cuota del presidente de Acción Nacional (Marko Cortés): ¡aquí no va a meter la mano!”, advirtió.

Confirmó la decisión de cumplir los acuerdos para que el PAN presida la Mesa Directiva durante el segundo año de la legislatura, pero sostuvo que su bancada no avalará el nombramiento de ningún panista que haya ofendido a Porfirio Muñoz Ledo o Andrés Manuel López Obrador.

Por separado, el coordinador de los diputados federales del PRI, René Juárez, llamó a los diversos grupos parlamentarios a actuar con responsabilidad y altura de miras, sin egoísmo ni mezquindades, para evitar una situación de crisis constitucional.

El todavía diputado presidente Porfirio Muñoz Ledo convocó a sesión ordinaria este jueves, con la expectativa de que Morena y el PAN alcancen los acuerdos necesarios para integrar una nueva Mesa Directiva con el voto de dos terceras partes en el pleno.

En ese contexto, la Cámara de Diputados aprobó en su sesión de ayer las reformas a la Ley Orgánica del Congreso General para ampliar a 18 meses la permanencia de la bancada con mayoría absoluta al frente de la Mesa Directiva, mientras las otras tres fuerzas con más legisladores en orden decreciente presidirían el órgano parlamentario seis meses cada una.

Sin embargo, la reforma se aplicaría partir de la 65 Legislatura y no desde ahora, como lo pretendían originalmente Morena y sus aliados.

La reforma aprobada con 309 votos a favor, 115 en contra y diez abstenciones crea asímismo una cuarta vicepresidencia de la Cámara de Diputados, que en su caso corresponderá al PT.

Con los votos del PAN y PRI en contra, la Cámara de Diputados avaló así el dictamen presentado el martes con carácter de urgente resolución, pero con cinco artículos transitorios pactados por los coordinadores de Morena, PT, PES, MC, PVEM y PRD.

FUE UN TRIUNFO

El presidente de Acción Nacional, Marko Cortés, afirmó que fue un triunfo para el partido que Porfirio Muñoz Ledo renunciara a su permanencia en la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados y reconoció que sus correligionarios en el Senado fueron clave para resolver el conflicto.

“Ante lo ocurrido en la Cámara, del intento de perpetuarse en el poder, ante el trabajo en equipo que se pudo hacer con el Senado de la República como cuña para que se nos respetara en la otra Cámara".

En contraparte, Mónica Fernández, presidenta del Senado, dijo que, como siempre, Muñoz Ledo dio una lección de hombre de Estado, como lo ha sido siempre a lo largo de su carrera política.

En entrevista, la senadora de Morena celebró la decisión de Muñoz Ledo de renunciar a la presidencia de la Cámara de Diputados para evitar una crisis no constitucional, pero sí entre los distintos grupos parlamentarios.

El presidente Andrés Manuel López Obrador celebró que Porfirio Muñoz Ledo haya presentado su renuncia a la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, pues dejó en claro que “habría sido una vergüenza” que se cambiara la ley orgánica para favorecer los intereses de un partido.

“Se tiene que acabar con la simulación. Tenemos que establecer un auténtico estado de derecho; si nosotros, que estamos planteando una transformación permitimos eso, o un partido que porque tiene mayoría puede aprovechar para modificar una ley en beneficio de grupo, pues es un retroceso.

Celebro que se haya resuelto bien. No podía meterme, pero era una vergüenza”.

Comentar esta noticia